Busca con Google

SALUD Y BIENESTAR: INFORMESE TODO SOBRE SYNERGYO2(OXIGENO LIQUIDO)

sábado, 17 de marzo de 2007

LA GENEROSIDAD

LA GENEROSIDAD

GENEROSIDAD. (Del latín generositas, -atis.) f. Nobleza heredada de los mayores. 2. Inclinación o propensión del ánimo a anteponer el decoro a la utilidad y al interés. 3. Largueza, liberalidad. 4. Valor y esfuerzo en las empresas arduas.

GENEROSO, SA. (Del latín generosus.) adj. Noble y de ilustre prosapia. 2. Que obra con magnanimidad y nobleza de ánimo. 3. Liberal, dadivoso y franco. 4. Excelente en su especie.

Tomado de Diccionario de la Lengua Española.
Real Academia Española.

LA GENEROSIDAD

La generosidad es una de las más claras manifestaciones de nobleza de espíritu y grandeza de corazón que puede dar una persona. Los que son generosos son ricos, pero no en dinero y cosas materiales, sino en la capacidad de ofrecer a otros lo más preciado de sí mismos. Es generoso quien perdona las grandes ofensas, quien puede sacrificar su comodidad y sus privilegios en aras de conseguir lo mejor para los demás. Desde que el ser humano tiene memoria, la generosidad ha sido uno de los más importantes valores para el desarrollo de la sociedad, pues las más grandes y duraderas obras han provenido de personas que desinteresadamente han entregado al mundo el producto de su inteligencia y de su trabajo. Sólo con generosidad es posible situamos por encima de nuestros intereses personales y hacer lo que esté a nuestro alcance para que todos tengamos las mismas oportunidades y el mundo en que vivimos sea un poco más humano y más justo cada día.

Para ser generosos...
Aprendamos a regalar aquello que tenemos en abundancia: alegría, por ejemplo. Hay personas que sólo pueden dar alegría, ya que es lo que más tienen. Pero en la medida en que otros reciben este regalo, pareciera que la alegría se multiplicara.

La avaricia...

La avaricia es una señal de que se tiene una visión estrecha y mezquina del mundo y un escaso desarrollo social y humano. El afán de acumular riquezas y guardarlas, característico de los avaros, es el triste resultado de una mentalidad egoísta, cruel y a la larga estúpida, que obliga a quien la practica a vivir de manera miserable con tal de no gastar su dinero, ni mucho menos compartirlo con otras personas.
Los avaros viven y mueren por lo general rodeados de gente que únicamente está interesada en su dinero y que no pierde oportunidad de averiguar cuánto tienen y dónde lo esconden, con la ilusión de poder algún día apoderarse de él. La avaricia, sin embargo, no está solamente en aquellos que acumulan dinero y objetos de valor porque sí, privándose de lo que más quisieran, alejándose de la gente para no poner en riesgo su despreciable fortuna, sino también en aquellos que usan su saber y su afecto sólo para sus mezquinos intereses personales.

Obstáculos para la generosidad...

• La mentalidad de algunos padres de familia, que llevan una cuidadosa contabilidad del dinero y el tiempo que dedican a sus hijos para pasarles la cuenta cuando sean adultos.
• La enorme desigualdad entre los pocos poseedores de la riqueza disponible en el mundo y la enorme mayoría que tiene que pasar grandes trabajos para sobrevivir, a la vez que tiene que vender o regalar su trabajo para seguir enriqueciendo a quienes ya se han apropiado de casi todo, sin que estos últimos ni siquiera se inmuten.

Los generosos son grandes, humildes, desprendidos, sabios, humanos, responsables.
Los avaros son egoístas, mezquinos, miserables, desconfiados, estúpidos.

Proverbios…

Palabras de generosidad: “Pensándolo bien no hay otra solución para el progreso del hombre que un honesto día de trabajo, las decisiones tomadas diariamente, las expresiones generosas y las buenas acciones del día". (Ralph Waldo Emerson)

“Da y tendrás en abundancia”. (Lao Tse)

“Nada nos hace más fuertes y felices que ser generosos con los demás”. (anónimo)

“La manera de dar vale más que lo que se da”. (Pierre Corneille)

“Ningún hombre digno pedirá que se le agradezca aquello que nada le cuesta”. (Terencio)

“Vive plenamente mientras puedas y no calcules el precio”. (Omar Khayyam)

“Cuando yo doy me doy a mí mismo”. (Walt Whtiman)

“Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y tendida la mano”. (Confucio)

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Mateo 7. 7–8)

De la sabiduría popular: “Donde come uno, comen dos”, “El árbol no niega su sombra ni al leñador”, “La avaricia ciega el corazón”, “La hospitalidad es signo de nobleza y generosidad”, “Todo lo mío es tuyo”.

Fuente: Casa Editorial El Tiempo, S.A.

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31)
Que Dios te bendiga.
Un abrazo
Tu Amigo: Elías Félix.

RELOJ MUNDIAL

HABLADOS REFLEXIVOS – HUGO ALMANZA

Visitantes