Busca con Google

SALUD Y BIENESTAR: INFORMESE TODO SOBRE SYNERGYO2(OXIGENO LIQUIDO)

sábado, 17 de marzo de 2007

LA HUMILDAD

LA HUMILDAD

HUMILDAD. (Del latín humiliare.) f. Virtud que consiste en el conocimiento de nuestras limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. 2. Bajeza de nacimiento o de cualquier otra especie. 3. Sumisión, rendimiento. :
HUMILDE. (Del latín humilis.) adj. Que tiene humildad. 2. Carente de nobleza. 3. Que vive modestamente.

Tomado de Diccionario de la Lengua Española.
Real Academia Española.

LA HUMILDAD

La humildad es la conciencia que tenemos acerca de lo que somos, de nuestras fortalezas y debilidades como seres humanos, y que nos impide por lo tanto creernos superiores a los demás. Los que son humildes no se sobreestiman ni maltratan a los menos favorecidos que ellos desde el punto de vista social, económico o de educación.

Saben más que nadie que esto se debe a las desigualdades de nuestras sociedades y que la suerte de haber nacido en un hogar con más oportunidades que otros no les da derecho a creerse superiores ni mejores que aquellos que no tuvieron tal fortuna.
La humildad es igualmente condición indispensable para aprender cosas nuevas y superamos permanentemente en todos los aspectos, ya que gracias a ella tomamos conciencia de nuestra infinita pequeñez frente a la inmensidad del universo y la sabiduría de la naturaleza, así como a la de los conocimientos y experiencias atesorados por la humanidad a lo largo de su historia. Esta conciencia de nuestras limitaciones nos aleja de la soberbia y la vanidad de quienes viven como si fueran los dueños del mundo, lo supieran todo y nunca fueran a morir.

Para ser humildes...

• No permitamos que "se nos suban los humos" cuando obtengamos algún triunfo, premio o distinción en nuestro estudio o nuestro trabajo. La inmensa satisfacción que ello representa es el premio en sí mismo, y no da para que nos creamos superiores al resto del género humano.

La soberbia...

La soberbia es típica de las personas que no piensan más que en sí mismas y se creen mejores o superiores a otras.
Esta adoración de la propia excelencia no les permite ver ni apreciar las virtudes ajenas y las lleva a comportarse de forma altanera y arrogante con los demás. Por esta razón, son por lo general solitarias e indeseables. Por otro lado, y lejos de lo que en general se piensa, la soberbia muchas veces es síntoma de debilidad o de inseguridad. Algunas personas adoptan actitudes soberbias para esconder su falta de conocimiento o su incapacidad para enfrentar ciertas situaciones. Es así como levantan una barrera para evitar que los demás vayan más allá y descubran sus puntos débiles. No hay que asociar la soberbia con la grandeza, ya que los soberbios no conocen, el respeto, la tolerancia, la bondad ni ninguna otra virtud que no esté asociada con el engrandecimiento de su propio ego.

Obstáculos para la humildad...

• La actitud de algunas personas de las clases altas y emergentes, que "miran por encima del hombro" a los que consideran inferiores porque tienen menos dinero y, en consecuencia, menos posibilidades de estar a la moda, vivir en barrios de estratos altos o estudiar en reconocidos colegios y universidades.
• La pose de ciertos intelectuales que, lejos de compartir sus conocimientos, los acumulan con el único fin de "inflar" su ego, bajo el supuesto equivocado de que esto los eleva por encima de los demás y los convierte en seres indispensables para el desarrollo de la humanidad.

Los humildes son considerados, humanos, respetuosos, serviciales, compasivos, solidarios.

Los soberbios son arrogantes, excluyentes, insensibles, injustos, altaneros.

Proverbios…

1. Palabras de humildad: “El trabajo que un hombre desconocido ha hecho es como un arroyo de agua que corre oculto en el subsuelo secretamente haciendo verde la tierra". (Thomas Carlyle)

2. “Para ser humilde se necesita grandeza”. (Ernesto Sábato)

3. “Muchos abrían podido llegar a la sabiduría si no se hubiesen creído demasiado sabios”. (Séneca)

4. “Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños”. (Khalil Gibrán)

5. “He aquí mis tres tesoros. Guárdalos bien. El primero es la piedad; el segundo, la frugalidad; el tercero, la negativa a ser la primera de todas las cosas bajo el cielo”. (Lao Tse)

6. “No seas jamás humilde con los soberbios, ni soberbio con los humildes”. (Anatole France)

7. “Humildad es reconocer los errores propios y los méritos de los demás”.

8. De la sabiduría popular: “Sin humildad es imposible aprender nada nuevo”, “La soberbia suele ser fatal”, “Libertad, igualdad, fraternidad”.

Personaje:
Sun Lu Tang
Poderío y humildad

Sun Lu Tang es uno de los más venerados maestros de toda la historia de las artes marciales chinas. Nacido en 1861, en la provincia china de Hebei, vivió una infancia de grandes privaciones. Antes de morir, su padre lo puso en manos de un tutor que, a cambio de techo y comida en la granja familiar, instruyó al pequeño de siete años en las bases del kung fu.

Sun no tardó en dominar todas las técnicas que le enseñó su maestro, pero tuvo que interrumpir su aprendizaje debido a la muerte de su padre. Luego de multitud de tribulaciones y de un intento de suicidio a los trece años, Sun dio con el maestro Wu, quien descubrió sus dotes excepcionales y le enseñó todo lo que sabía. Su tercer maestro, el gran Chen Ti Hua, al darse cuenta de que Sun sería un combatiente invencible, le dijo las siguientes palabras: “La humildad siempre te traerá beneficios, mientras que el orgullo te hará daño”. Sun Lu Tang, quien revolucionó el kung fu y el taijiquan y llegó a convertirse en uno de los hombres más respetados de su país, nunca las olvidó.

Fuente: Casa Editorial El Tiempo, S.A.

“Ama a tu prójimo como a ti mismo”.
Que Dios te bendiga.
Un abrazo
Tu amigo: Carlos Félix

RELOJ MUNDIAL

HABLADOS REFLEXIVOS – HUGO ALMANZA

Visitantes