Busca con Google

SALUD Y BIENESTAR: INFORMESE TODO SOBRE SYNERGYO2(OXIGENO LIQUIDO)

sábado, 17 de marzo de 2007

LA PRUDENCIA

LA PRUDENCIA

PRUDENCIA. (De latín prudentia.) f. Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello. 2. Templanza, cautela, moderación. 3. Sensatez, buen juicio.
PRUDENTE. (Del latín prudens, -entis). adj. Que tiene prudencia y actúa con moderación y cautel.

Tomado de Diccionario de la Lengua Española.
Real Academia Española.


LA PRUDENCIA

La prudencia es la virtud que nos impide comportarnos de manera ciega e irreflexiva en las múltiples situaciones que debemos sortear en la vida.
Una persona prudente se caracteriza por su cautela al actuar, la cual es resultado del alto valor que le da a su propia vida, a la de los demás y en general a todas las cosas que vale la pena proteger. Es así como nunca se atrevería a poner en riesgo su bienestar o el de sus seres queridos, lo mismo que su salud, su seguridad o su estabilidad. Ser prudentes significa ser precavidos, es decir, tener conciencia de los múltiples peligros, inconvenientes e imprevistos de todas clases que nos acechan por doquier, y anticiparse a ellos sin alarma ni pánico, guiados tan solo por un sano y legítimo instinto de conservación.

Las personas prudentes se reconocen también porque saben cuándo hablar y cuándo callar, y cuándo actuar o abstenerse de actuar. Tal sentido de la moderación y el equilibrio es uno de los legados más valiosos que heredamos de los filósofos antiguos, para quienes la prudencia era la más auténtica expresión de la sabiduría natural de la vida.

Para ser prudentes...

- Evitemos tomar al pie de la letra todo lo que leemos o lo que oímos.

- Tratemos siempre de pensar antes de actuar.

- Seamos discretos. Tomemos como regla el no hablar más de la cuenta en ninguna circunstancia.

LA IMPRUDENCIA

La imprudencia es la incapacidad de prever las consecuencias que nuestras palabras o nuestros actos pueden tener en el mundo que nos rodea. Somos imprudentes cuando hablamos sin pensar o sin conocer, y también cuando no sabemos refrenar nuestra lengua y revelamos los secretos que nos confían. La indiscreción, la falta de tacto, son un típico producto de la imprudencia en el trato humano, y suelen herir u ofender innecesariamente a las personas afectadas.

La imprudencia es igualmente la principal causa de la mayoría de los accidentes que tienen lugar en las calles y carreteras y en el mundo del trabajo en general. Trágico ejemplo de lo anterior son los conductores que no respetan las señales de tránsito o los trabajadores que realizan labores peligrosas en malas condiciones de seguridad, por sólo citar dos casos. Una persona imprudente puede ocasionar la muerte de otra u otras sin quererlo, y convertirse en criminal a pesar suyo. A tal punto llega el daño que la imprudencia puede causar.

Obstáculos para la prudencia...

-La cultura de la indiscreción y del chisme, que nos lleva a prestar atención y a dar por ciertos los rumores que circulan acerca de las personas, sin preocuparnos de averiguar si son ciertos o no.

-El mal ejemplo de muchos ciudadanos, que desafían públicamente las reglas de la convivencia y consideran sus más peligrosas imprudencias como travesuras sin importancia o como actos de valentía.

Las personas prudentes son precavidas, moderadas, respetuosas, sensatas, responsables, cuidadosas.

Las personas imprudentes son irreflexivas, descuidadas, indiscretas, incautas, torpes, peligrosas.

Proverbios…

Palabras de prudencia: “El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz". (Séneca).

“Confiamos porque somos precavidos”. (Epicteto)

“Por el camino del medio irás siempre muy seguro”. (Ovidio)

“No hay sabiduría sin prudencia. No hay filosofía sin cordura”. (Jaime Balmes)

“Es mejor volver atrás que perderse en el camino”. (Proverbio ruso)

“La prudencia suele faltar cuando más se la necesita”. (Solón)

“Lo más seguro es una lengua silenciosa. Aun algo bueno puede ser perjudicial si se menciona en un momento inoportuno a una persona inconveniente”. (Sabiduría Bahá’i)

“Prudencia es distinguir las cosas que se pueden desear, de las que se deben evitar”.

De la sabiduría popular:
“El que tenga rabo de paja no se arrime a la candela”, “La imprudencia precede a la calamidad”, “No busquemos lo que no se nos ha perdido”, “La prudencia hace verdaderos sabios”.

Personaje
La ONU
Un llamado a la prudencia

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue creada después de la Segunda Guerra Mundial con el propósito de mantener la paz y la seguridad en el mundo. Por medio de las operaciones de paz la ONU contribuye a mantener la vigilancia y a resolver conflictos entre países hostiles y/o comunidades hostiles dentro de un mismo país. Esta innovadora técnica del mantenimiento de la paz y el llamado a la prudencia por parte de Naciones Unidas se basa en el lema de que “un soldado es un catalizador de paz, no un instrumento de guerra”.

Desde 1948, más de 120 países han aportado contingentes a operaciones de paz y algo más de 800.000 personas han prestado sus servicios para contribuir a este propósito. Igualmente, las Naciones Unidas se rigen por el principio básico de que “la utilización de las armas no es la mejor fórmula para arreglar una controversia” y procuran recordar a las partes en conflicto que deben actuar con prudencia pues la comunidad internacional está pendiente tanto de sus actos como de la legalidad de estos.

Fuente: Casa Editorial El Tiempo, S.A.

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31)
Que Dios te bendiga.
Un abrazo
Tu Amigo: Carlos Félix.

RELOJ MUNDIAL

HABLADOS REFLEXIVOS – HUGO ALMANZA

Visitantes